#HolySnacks: La historia de Tulúa

Publicado por Linda Danon en

La historia detrás de Tulúa tiene varias partes, distintos momentos en el tiempo e involucra a un grupo increíble de personas. Empezaré con la parte que considero más importante, la columna vertebral de este proyecto: Medical Medium.

Hace aproximadamente un año tuve una cita con mi doctora herbolaria, quien entre muchas otras cosas me recomendó tomar jugo de apio por 21 días. El último día de jugo le pregunté a la doctora si podía seguir tomando el jugo, ya que me había caído de maravilla; me sentía muy bien y me gustaba empezar mi día así, a lo que me contestó que sí. Después de un tiempo, escuché un audiolibro que ella misma le había recomendado a mi mamá: “Médico Médium. Las claves de curación de las enfermedades crónicas, autoinmunes o de difícil diagnóstico”. El libro me volvió loca. Algo hizo click en mi, me clavé y comencé a seguirlo más de cerca, leí y escuché los demás libros de la colección y, además de seguir tomando jugo de apio, empecé a seguir algunos otros de sus protocolos. 

Por fin entendí porqué se me inflamaba el estómago constantemente después de comer, aún comiendo “sano”, porqué de repente sufría ataques de comezón, porqué no se me quitaban unos puntitos rojos de la cara después de probar todos los tratamientos dermatológicos y hormonales habidos y por haber… además, empecé a quemar todo el exceso de grasa que tenía, se mejoró mi digestión en un 100%, desaparecieron los puntos rojos, se me quitó la comezón y pude volver a disfrutar de cada comida sin sentirme mal después. 

Y todo lo logré comiendo diferente, integrando algunos alimentos y sacando otros, así de sencillo. Empecé a cocinar mucho más en casa, siguiendo recetas de los libros e inventando algunas nuevas. Ahí fue cuando me empezaron a caer varios veintes, entre ellos, comer sano puede ser delicioso; comer light y comer sano no es lo mismo; si como sano, no engordo; si conozco y entiendo las propiedades de cada alimento, puedo usarlos como medicina preventiva y curativa; y el que más shock me causó: los ingredientes son la comida. 

Sé que suena confuso pero piénsenlo, cuando nos comemos unos chocorroles deliciosos, congelados, cremositos y esponjaditos, no nos estamos comiendo en realidad un chocorrol, nos estamos comiendo una mezcla de cosas, y digo cosas porque no son alimentos, nada del chocorrol es real. Analicémoslo más de cerca.


Cobertura sabor chocolate (azúcar, grasa vegetal, cocoa, lecitina de soya, canela y propionato de sodio), leche reconstruida (19%), azúcar, jarabe de maíz de alta fructosa, harina de trigo (gluten), relleno de piña (azúcar glucosa, puré de piña, jarabe de maíz de alta fructosa, pectina, almidón de maíz, benzoato de sodio, saborizante artificial, grasa vegetal, carboximetilcelulosa de sodio y colorante artificial (amarillo 5 y amarillo 6), huevo, grasa vegetal, sorbitol, glicerina, cocoa, aceite vegetal, dextrosa, almidón modificado de maíz, pectina, ésteres de propilenglicol de ácidos grasos, estearoil lactilato de sodio, sal yodada, proteína de suero de leche, bicarbonato de sodio, sulfato y fosfato aluminio y sodio, sulfato de calcio, propionato de sodio, ácido sórbico, saborizante artificial, monoglicéridos de ácidos grasos, monoesterato de sorbitán, polisorbato 60, goma xantana, benzoato de sodio, vitaminas y minerales (vitamina C, vitamina A, vitamina B3, vitamina E, zinc, hierro, vitamina B6, vitamina B2, vitamina B1, yodo, ácido fólico, vitamina B12), goma guar, carragenina, ácido cítrico, colorante artificial (amarillo 5, rojo 40).
   

¿Cuántos de dichos ingredientes conocen? ¿Si no estuvieran en la lista de ingredientes de tus pastelitos favoritos, te los comerías? ¿Si un día llega tu hijo y te pide comer ácido sórbico o monoglicéridos de ácidos grasos, se los darías? Puedo apostar a que NO. Y la pregunta del millón es ¿entonces por qué nos lo comemos y por qué dejamos que los niños los coman? Simple y sencillamente porque NO SABEMOS (hasta ahora). 

Nadie nos enseñó a leer los ingredientes, nadie nos enseñó a cuestionar qué era cada cosa listada en los ingredientes, nadie nos enseñó acerca de los alarmantes daños que causan cientos de productos que compramos todas las semanas en el supermercado, nadie nos enseñó que algunos alimentos son la causa de muchas enfermedades, que otros alimentos nos mantienen enfermos y que otros alimentos son la medicina para curarnos. 

Fue así que comencé a buscar qué snacks comer, quería unas papitas sin glutamato monosódico, quería un chilito para mis papitas sin colorante rojo 40, quería frutos secos que no estuvieran llenos de azúcar añadida, y claro que no encontré lo que buscaba. Aún y cuando hay diversas marcas que se publicitan como “saludables”, “orgánicas”, “bajas en calorías”, etc. en realidad tienen muchos de los ingredientes que intentaba yo evitar.

Así fue que decidí, junto con algunos familiares y amigos, crear nuestra propia línea de snacks, realmente limpios, sanos, reales. Snacks cuyos ingredientes son exactamente lo que estás comiendo. Snacks que me pudiera comer sin culpa y sin sentirme mal. Y así fue como nació Tulúa Snacks. 

 

cookcleanfood cookingclean eatclean eatcleanfood eatdelicious eatingclean fruitrocks healthychoices healthyingredients healthylicious healthysnacks helathyaddiction holymanguitos holyrecipes holytulua mango mangodeshidratado realfood tulua tuluasnacks

← Publicación más antigua Publicación más reciente →



Dejar un comentario

Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados